Vino y grasa abdominal

vino y grasa abdominal

¿Conoces la relación entre el vino y la grasa abdominal?

El vino puede ser un acompañante ideal para relajarte mientras descansas por la noche o el complemento perfecto para una buena comida. Si lo bebes con moderación este no aumentará la grasa de tu vientre más que cualquier otro tipo de alimento o bebida en tu dieta.

De hecho, incluso hay ciertas investigaciones que demuestran que incluso podría ayudarte a perder peso. Sin embargo, esto no significa que para adelgazar debes comenzar a beber ni sustituir algunos alimentos por el vino.

La lucha contra la grasa abdominal

Es común que en los adultos, especialmente en las mujeres, después de la menopausia la grasa comience a acumularse en la zona del abdomen. Esto se debe a que la masa muscular disminuye mientras aumenta la cantidad de grasa en el cuerpo y el metabolismo se torna más lento.

El problema con la grasa abdominal es que esta también puede rodear tus órganos internos y provocar otros problemas como la aparición de la diabetes del tipo 2, enfermedades cardiacas, alta presión sanguínea e incluso problemas respiratorios (1). Si bien puede haber una predisposición genética en la forma en que tu cuerpo almacena la grasa, tanto la dieta como el alcohol juegan un rol fundamental en el aumento de peso y especialmente en el tamaño del abdomen.

El vino y el aumento de peso

Cuando bebes alcohol el cuerpo lo descompone en acetato y lo quema antes que cualquier otra caloría que hayas consumido, incluyendo la grasa y el azúcar. Esto implica que si bebes y comes calorías, como alimentos procesados o grasos, es más probable que tu cuerpo almacene esa grasa mientras obtiene la energía del acetato que recibió del alcohol.

Además, se ha demostrado que el alcohol inhibe temporalmente “la oxidación de lípidos”.  En otras palabras, cuando el alcohol está en tu sistema, es más difícil para tu cuerpo quemar la grasa que ya está allí (2).

Sin embargo, no se puede afirmar que el alcohol es el responsable del aumento de peso. De hecho, en un estudio publicado en Archives of Internal Medicine en el 2010 se analizó el aumento de peso en mujeres que bebían regularmente y se lo comparó con las que no lo hacían. El resultado fue sorprendente, ya que las que eran abstemias fueron las que aumentaron una mayor cantidad de kilos a lo largo del tiempo.

Esto no significa que el vino es una bebida dietética. Un solo vaso aporta unas 85 calorías  y las personas que beben generalmente consumen más alimentos, dado que este interfiere con la sensación de saciedad y porque afecta la voluntad para continuar la dieta.

El vino y la pérdida de peso

Como se mencionaba anteriormente, beber vino en exceso no te ayudará a perder la grasa abdominal.  Sin embargo, beber una cantidad moderada de vino en realidad puede ayudarte a reducir el tamaño de tu cintura. Esto se debe a dos componentes claves, que queman las grasas de tu cuerpo.

El vino y el ácido elágico

Un estudio reciente encontró que el vino posee un compuesto, que se encuentra en las uvas rojas,  que podría ayudarte a quemar grasa. Los investigadores hallaron que el compuesto llamado ácido elágico detuvo el crecimiento de las células grasas existentes y también disminuyó la velocidad en la que se desarrollaban las nuevas.

El resultado sugiere que consumir bebidas y alimentos que contengan ácido elágico puede constituir una nueva estrategia dietética para prevenir o tratar la obesidad y el síndrome metabólico (3).

El vino y el resveratrol

El resveratrol es un producto que se encuentra en la piel de las uvas blancas y rojas. Este está presente principalmente en los vinos tintos, como el Malbec o el Pinot negro, aunque también puede hallarse en otros tipos de vino.

Un estudio realizado en mayo de 2011, publicado en “The Journal of Nutritional Biochemistry”, evaluó los efectos del resveratrol en el metabolismo de la grasa, tanto en animales como en los seres humanos. De acuerdo a los investigadores, este producto regula la actividad lipolítica o la forma en que se quema la grasa y debido a ello podría afirmarse que una cantidad moderada de vino tinto podría ayudarte a combatir la grasa abdominal (4).

Cómo incluir el vino en una dieta saludable

La mejor forma de perder peso es ingerir una dieta saludable, baja en calorías, combinada con el ejercicio es la mejor forma de reducir la grasa abdominal. También puedes incluir una moderada cantidad de vino en cualquier dieta para adelgazar siempre y cuando con ella no te excedas de la cantidad de calorías requeridas por día.

Debes consultar con un médico o con un nutricionista para definir la cantidad de calorías que debes ingerir a diario para perder peso. Lleva un diario en el que registras todas tus comidas e incluye el vino en la lista.

Ahora ya sabes todo acerca del vino y la grasa abdominal. Siempre que no te excedas, puedes incluirlo en tu dieta para adelgazar.

1) Mayo Clinic: Belly fat in women: Taking — and keeping — it off
http://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/womens-health/in-depth/belly-fat/art-20045809
2) NCBI: Alcohol and lipid metabolism
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2493591/
3) JNB: Ellagic acid modulates lipid accumulation in primary human adipocytes and human hepatoma Huh7 cells via discrete mechanisms
http://www.jnutbio.com/article/S0955-2863(14)00208-3/abstract
4) Science Daily: Resveratrol may be useful tool for reducing body fat
https://www.sciencedaily.com/releases/2011/03/110304091903.htm